domingo 22.09.2019

Vida cotidiana

laberinto2Pasadas las fiestas, la vida parece el viaje de un barco tranquilo por un río silencioso, inmenso sin límites. Un día nublado y lluvioso como el de hoy, la poca gente que se encuentra por los caminos van con semblante noble, humilde, como yendo a contemplar un acontecimiento trascendental. Todos los caminos conducen al tesoro de la vida: miedos, pequeños y grandes goces y esperanzas, unos por descubrir y otros para volver a vivirlos. “La vida es un laberinto intrincado de oscuros pasillos”. ¿Qué haces?, pregunté a alguien. “Aquí, viendo como  pasa lo que pasa”. 

Manuel Mandianes

Comentarios