lunes 25.05.2020

El mundo en que vivimos

136Unos jóvenes,  que sentados  en el suelo sólo prestaban  atención a la pantalla de su teléfono, empezaron a alborotarse y gritar cuando osaron buscar con los ojos al niño y  se encontraron con el vacío que había dejado su desaparición. Alguien les indicó las escaleras por donde había visto subir gateando a un niño.  El niño se había colado por debajo de unas barreras que impedían el paso y se había perdido en un recoveco de la escalera. Hubo que llamar al personal del aeropuerto para que los padres pudieran subir a buscarlo. Los padres, cuando ya lo habían recuperado, echaron una bronca al personal del aeropuerto por tener aquello de manera tal que un niño podía colarse y también llamaron la atención, por no haberles avisado, a la persona que  lo había visto gateando  por la escalera.

Comentarios