jueves 15/4/21

LA SENSATEZ, ¿P'A CUANDO?

Seguimos en este confinamiento, impuesto, y necesario.

FB_IMG_1585931770986Seguimos teniendo la obligación moral, pero sobre todo la necesidad emocional, de expresar nuestro agradecimiento a todas esas personas que nos están haciendo la vida más llevadera a los que debemos, repito, debemos, quedarnos en casa.

Quedarnos en casa, nos permite hacer cosas que no siempre podemos por falta de tiempo. Y una de esas es dar un vistazo a viejos libros, en los que, de cuando en cuando uno encuentra alguna perla impagable.

Y eso me ha pasado hoy, hojeando una de la obras de uno de mis autores favoritos, Francisco García Pavón, y más concretamente, unas de las novelas protagonizadas por su personaje Manuel González "Plinio", un policía municipal, sencillo, pero astuto, y sobretodo sensato, con su inseparable pitillo de "caldo" en la boca,  he encontrado una descripción de una entrevista que un periodista hace al protagonista "Plinio", con unas respuestas que, aún escrito en el año 1972, siguen teniendo una vigencia total.

Y transcribo literalmente:

Periodista:  "¿Qué régimen político prefiere Usted?"

Plinio:  "Uno que todavía no ha existido. Aquel en el que sólo manden gentes inteligentes y honradas".

Periodista:  "¿Cree Usted que eso llegará alguna vez?".

Plinio:  "No. Es contrario a la naturaleza humana, compuesta en su mayoría por gilipollas y podridos."

Periodista: "¿En qué profesión cree que abundan más los gilipollas?"

Plinio:  "En todas por igual. Pero en el periodismo, la literatura y la política se notan mas."

Y 48 años mas tarde, siguen siendo respuestas válidas.

Seguimos viendo comparecencias políticas, de todos los colores e ideologías, indecentes, agresivas, y barriobajeras, en que lo que interesa a los compareciente son los réditos políticos, a costa de la enfermedad y la precariedad de muchos ciudadanos, que nos llevan a muchos, a mi al menos, al límite de la náusea, la arcada, y casi el vómito.

La izquierda gobernante, porque se ve incapaz de atender a todos los frentes abiertos, tanto sanitarios, como políticos, y cada día se encuentran con un fuego nuevo que apagar, y les faltan bomberos, y mangueras. 

La derecha, porque se han encontrado con la "comodidad" de estar en la oposición, desde donde poder atacar, en algunos casos de manera irresponsable, creyendo que eso les va a dar réditos en los próximos tiempos. Cuidado, no se vayan a quemar por exceso de "leña".

Y luego, está la ultraderecha, que ha visto al ejército en la calle, y se han venido arriba. Algunos, los más nostálgicos, han ido a desempolvar rápidamente el "chapiri" legionario, al tiempo que sus líderes pedían un "Gobierno de emergencia nacional" y la "militarización" de casi todos los sectores del país, incluida la industria (No recuerda esto a otros tiempos?). Tranquilos, que esta vez, los militares están ahí para ayudar, y recordad, aunque escueza, que, concretamente la UME, que tan gran labor está haciendo, fue una iniciativa de Zapatero, duramente criticada y vilipendiada por los que ahora tanto la alaban.

Seguimos asistiendo también una cobertura informativa, que más que mediática, es, en muchos caso, "mediocre", que no informa de la realidad, sino que trata de adoctrinar y transmitir la ideología y el mensaje de quién paga la nómina a final de mes.

Y yo, al menos, sigo echando de menos una "aportación extra" de sensatez , que tanta falta hace en esta situación, y que afortunadamente, ponen, aunque en muy contadas  y escasas ocasiones , médicos, epidemiólogos y expertos en el asunto.

Por cierto, nótese que ninguna de estas profesiones está en la lista de "Plinio".

Por lo tanto, una vez mas, y por higiene mental, ruego que callen los políticos un rato, y dejen de "taladrarnos el cerebro" con sus "proclamas y mensajes grandilocuentes", sigan jugando con sus asesores y "comités de expertos cuñados", y dejen que nos guíen los profesionales, de manera fundamentada, realista y sensata, que son los que realmente entiende de lo que pasa.

Ah, y que no se me olvide: Ya ha aparecido el primer avión perdido de Díaz Ayuso.

A seguir cuidándoos, y que se os haga leve el confinamiento.

Odilo Eligio