jueves 28/1/21
Adicado neste momento aos veciños de Sarreaus

Presentouse a curtametraxe "LA NOCHE PASARÁ Y VENDRÁ EL DÍA"

Las emociones en el confinamiento, foi presentado en sociedade pola Escola Rural de Saúde da Limia

“El Amanecer”, un corto expresando las vivencias del primer confinamiento. Las emociones en el confinamiento un foro realizado el día 10 de diciembre en la Casa de la cultura de Xinzo de Limia, para generar desde las metáforas visuales el espacio de unidad necesario que permita escribir un nuevo guion vital. Lola Rico en su papel de conductora de la Escola Rural de Saúde Da Limia, recuerda los pasos previos de su historia personal junto a Elisa Cadaya impartiendo talleres en 2011 sobre “El lavado de manos”, por toda la comarca, antes de la creación de la asociación… ”cuando se declaró el primer confinamiento yo estaba en shock… entonces sí era necesario masificar el lavado de manos..” Invita y da paso a las palabras de Elvira Lamas hoy alcaldesa de Xinzo de Limia quien de manera profunda nos habla del ser gallego, la soledad de los pueblos y los ancianos aumentada por la pandemia: “Los gallegos somos cariñosos, nos gusta abrazarnos y as casas gallegas se estiran y pueden acoger a los visitantes, lo más importante es ser y estar. El eterno dilema de Shakespeare “To be or not To be”, ser o no ser, ese es el dilema y la preocupación por la salud de Escola Rural de Saúde la Limia y la búsqueda de espacios del dialogo y el compartir.

IMG-20201211-WA0007La presentación del corto sigue su curso: de Rosa Trujillo Bolaño y Ariana Pirela Sánchez (vía teleconferencia desde Montreal), ambas venezolanas de origen gallego: “De niña descubrí que podía escribir cuentos y me encerraba a escribir. En la pandemia ante la soledad de los otros se me ocurrió escribir una serie de poemas en los cuales La noche y la luz son los grandes personajes. Surgieron Los filos luminosos de la noche y el poema El amanecer, guion del corto, la metáfora de la flor del Magnolio sobre el puerto de Vigo, una foto del fotógrafo Blas González, venezolano-gallego ha querido reivindicar a la Limia con sus entrevistas y fotografías de los recuerdos de la Laguna de Antela, tratando de revivir los recuerdos e historias de su madre…   El río Orinoco, el padre río de los warao surge en los raudales de Atures con las imágenes Gregorio Ginart a quien le correspondió vivir la enfermedad del COVID 19. Ariana Pirela desde Montreal Canadá hace un alto en sus ensayos de danza y nos habla de la su experiencia, el sentimiento emotivo y la terapia por medio del movimiento, y el montaje conjunto, su cara nos traslada a otro escenario. El escritor y antropólogo Manuel Mandianes habla en gallego de una forma intima y profunda, sus palabras avanzan en el imaginario de una película antigua. La noche y el día, la vigilia y el sueño. Viajamos a una escena en la estación de un tren, un abuelo se despide de su nieta sintiéndose esmigallado, destrozado, roto por la separación. Notas frescas de un pasado reciente, escritos de sucesos grabados en un juego de química y buril sobre el cerebro, allí está la memoria. La nieta, después de un largo rato de viajar en el tren se atreve a hablar a su compañero de viaje…” yo no sé si he dejado la mitad de mi o todo lo que soy…” Mandianes, sabio trovador y narrador recuerda que la vida es lo que tenemos dentro, no basta con mudarnos de sitio… Todos somos una película, un largometraje ampliado. Continua el foro Pablo Vivanco, farmacéutico, se mete en el corto, en las metáforas de la vida y de la muerte. IMG-20201211-WA0005La danza y la música como expresión posible de las emociones y como un caminante de las emociones, habla químicamente del movimiento como generador de dopaminas, la necesaria sustancia de la transformación activada por la danza como suceso terapéutico, las emociones del miedo, los distintos miedos y la superación, hay que expresarlos, trabajarlos, sacarlos de si y no entrar en las crisis de ansiedad tan frecuentes en estos tiempos. Estrella Folgoso como cuidadora experta, habla de las emociones oscuras, difíciles de superar y a su lado de los aportes que el COVID nos ha dejado. Elisa Cadaya, muy emocionada, recuerda la importancia de la formación de las cuidadoras realizadas desde la Escola y los aspectos psicológicos que rodean una enfermedad, las polaridades de la vivencia, el tránsito sombrío del sufrimiento, narra el caso de un hombre que pasó 53 días hospitalizado y decidió no vivir, no comer, no caminar, hundirse en la depresión. Elisa, una mujer que decidió salirse del traje perfecto de la enfermera y ser la persona sensible, hablarle al paciente, ir pacientemente a darle de comer, ayudarlo a sentarse en la cama, cortarse el pelo, peinarse, darle la mano, caminar unos pasitos y finalmente llevarlo a las manos de su hija para que pudiese ser nuevamente él, tener su amanecer de reencuentro de manos conocidas y comer un caldo con sabor a familia.

Lavarse las manos si era necesario y volvimos al amanecer porque sin duda: “La noche del confinamiento pasará, si, /como siempre todo pasa/ y vendrá el día/presencia continua de la oscuridad y la luz…” (fragmento del amanecer R.M.T.B.) La noche pasará haciéndonos presente la unidad que todos somos.

Para finalizar el encuentro, Escola Rural de Saúde nos recuerda en su Campaña Meninas: atrevámonos a soñar, porque sí es posible (con el trabajo de todos) amanecerá sin duda. Amanecerá y Sarreaus, que hoy pasa por el impacto lo superará, a sus vecinos les decimos que no están solos.

Para ver a curtametraxe, prema aquí.