jueves. 02.02.2023

Artículo de presentación

SOLEDAD BLANCO Querría primero presentarme ya que a partir de ahora, puesto que Luis Veloso me lo ha pedido,  me haré...
Soledad Blanco

SOLEDAD BLANCO

Querría primero presentarme ya que a partir de ahora, puesto que Luis Veloso me lo ha pedido,  me haré cargo de comentar para este periódico digital  cuestiones relacionadas con el arte en general y con las artes plásticas (pintura, escultura, cerámica, restauración, etc…)  en particular. Lo cierto es que nunca pensé dedicarme a escribir, y menos que tendría la oportunidad de escribir para un periódico, pero la vida le  lleva a uno por caminos a veces extraños. Espero no hacerlo demasiado mal.

Me llamo Mª Soledad Blanco Fernández  y soy  de Ourense, donde nací hace ya algunos años. Aunque la mayor parte de mi vida la pasé en Madrid, desde hace algún tiempo resido en el Concello de Bande, en concreto en Santa Comba, aldea que cuenta con el privilegio de poseer una de las iglesias visigóticas mejor conservadas de la península ibérica, atractivo turístico por excelencia de la comarca de la Baixa Limia.

Soy licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, sin embargo, por circunstancias que no vienen al caso, acabé dedicándome al arte; y es que todo lo relacionado con las artes plásticas es mi vida, es lo que me llena y me hace sentir bien; el hecho de que en Orense, teniendo yo siete años, mi abuelo materno me llevara a un estudio de pintura propiedad de un amigo suyo, pintor paisajista, tras haberme comprado un precioso maletín lleno de tubos de colores y pinceles, fue el germen de lo que iba a ser mi vida futura (lo del Derecho fue solo un paréntesis).

Por tanto soy pintora y profesora de pintura; la faceta de profesora en la que llevo bastantes años me gusta, y más cuando veo  a personas que tienen las mismas habilidades que yo y que disfrutan al comprobar que esas habilidades pueden desarrollarse y hacerse efectivas. Sin embargo la pintura es, en sus distintas técnicas, mi afición, mi devoción, lo que más me satisface, y además, por suerte, mi trabajo; cuando estoy pintando me olvido de todo, el tiempo se detiene, no corre… o sí corre, y mucho, pero yo no lo percibo. Es casi como una droga, un éxtasis, no sabría definir lo que es.

Quiero puntualizar que estos artículos que escribiré no tendrán que ver con nada relacionado con la actualidad en el mundo del arte, y si tienen alguna relación será para comentarla desde un punto de vista diferente, personal. Fundamentalmente tratarán de mostrar el arte como una forma distinta de ver  la vida, de contemplar lo que nos rodea con una mirada diferente, de entender que hay cosas que merecen la pena y que sin una forma especial de mirarlas, sin una preparación, no las podemos comprender y por lo tanto no podremos disfrutar de ellas. En ocasiones también se tratarán temas técnicos relacionados con la pintura, la restauración, la cerámica o cualquier otra actividad artística, pero estas cuestiones no serán lo fundamental  en estos artículos.

Por último, para terminar esta especie de introducción, una frase de un filósofo inglés, Hume: “La belleza de las cosas existe en el espíritu de quien las contempla”.

Comentarios