viernes. 03.02.2023
MULLERES

GORETTI- La Tejedora de Arcucelos

Rosa Trujillo Bolaño

ESCOLA RURAL DE SAUDE DA LIMIA

 

“Lo más bello es lo que se ama”

(Frase atribuida a la poeta griega)

SAFO

Goretti 2 portada del artìculo
Goretti

Antes de acostarme transcribí y tecleé a Goretti, la tejedora gallega de Arcucelos, dejé una página para el día siguiente, estos breves fragmentos de vida como yo los llamo me exigen la entrega de mucha energía. Me desperté pensando en cómo terminar este retazo de la vida y la obra de Goretti. Busqué obsesivamente en mis anotaciones. Escarbé en la red, vi sus muñecas bailando y me dije: hay que buscar los hilos, es de hilos, de haces de filamentos que está hecha la historia del color. Esos hilos se anudan o caen, se vuelven cabello, ojos, o sonrisas, piernitas o bracitos y, bailan, algunas son mujeres que danzan y tienen cada una su propia historia.

Goretti 2 Jovenvita
Goretti 2 Jovenvita

Me pregunté entonces si aquella otra historia mía, la parte que se perdió y ansiosamente busco en todas partes, habitará silenciosamente entre estos fragmentos. Volví a tomar entre las manos, mis hojas, mis garrapatas de palabras y mis cuadernos ilegibles de entrevistas y espejismos. Vi claramente la forma nueva de esta madeja de palabras metidas entre agujas, hilos y emociones sorprendentes y, aquí está, aquí está, a las doce de la noche y a las cinco de la mañana.

En el relato de Goretti veo los ojos de una niña pequeña en Nocedo y Arcucelos, en tierra celta, en Galicia. Ella está observando el paisaje, las ovejas en la montaña, las nubes, la nieve blanquísima tapando los colores, algunos verdes y grises de las piedras de las casas y los marrones oscuros y los negros chorreando un fino y transparente plateado en gotas, cuando el temblor de la piel arrecia al contacto con el aire. Es una niña solitaria, con sacudidas emotivas que la hacen tiritar, hay un temblor de soledad recorriendo su cuerpo y sus ojos. La historia de las minas de wolframio y la guerra sigue temblando por todos los rincones del mundo.

Esta temperatura solitaria la empuja a crear y se sorprende con el cuerpo de las ovejas, y el calor de la lana, es suave y al tocarlo se hunde, lo deshace y lo vuelve a unir, hasta que se da cuenta que se pueden hacer hilos y con ellos comienza una trama y se hace una muñeca, una compañera de juegos, de secretos. Pasa por todas las fases del tejido. Siente un gran placer con la lana y los hilos, elabora nudos y formas, descubre tramas, entrelaza, y logra ir construyendo con ellas veredas, caminos, para lograr una forma reconocida, aceptada por el gran grupo, que se adecua a un nombre.

Aquí están sus frases del alma, un atisbo de la memoria antigua que define un lugar y su propia historia.

Goretti 2 Bailarinas
Goretti 2 Bailarinas

 

“Yo nací un 31 de diciembre, en una casa ubicada en la montaña, rodeada por lobos. No había niños con quien jugar y me inventaba mis historias. Empecé a tejer con la lana de las ovejas, haciendo mis propios hilos, me hice un jersey, elaborè mis propias agujas con palos de Salgueiro y; teñí la lana en color morado con flores de Sabugueiro. Hice mis  muñecas y me inventé diferentes juegos, eso estaba dentro de mí. Hacía los platos de las muñecas, era una necesidad en mi la creatividad. En mi soledad de la infancia, lo que me distraía y me llenaba era jugar a hacer cosas. Hacia ropa, calzado, muñecos. Por esos lugares crecìa una planta que se llamaba Fentos, de la cual sacaba cuerdas. Hice cinturones tejidos con juncos, jugaba a elaborar cosas como gorros, los hacia con mis dedos, hasta que al final me fabriqué un ganchillo de la madera del Salgueiro. En la casa tenía cosas de niña y una vez se produjo un incendio y el fuego acabò con nuestras cosas. Ya no vivíamos allí.

Soy un correcaminos, me dedico a la creatividad y a algunas personas les cuesta comprenderlo. Me han dicho que estoy loca. No le dan importancia al espacio de la creación, ni a mis obras. La creatividad para mi es casi un problema. No solo es el tejido, me gusta hacer y descubrir todo. En ocasiones, me despierto por la noche y tengo que hacer cosas. Estoy viendo los objetos de la calle y los imagino transformados. Me provoca, me incita el color y tengo mis propios colores, el fucsia me da fuerza, ganas de trabajar. El morado me da pasión. Soy una colorista. Vivì mucho tiempo en Marruecos, es el mundo maravilloso de los colores. Me emborrachan los colores. A los quince años me fui a Barcelona, estudiè y luego me casé, estuve once años casada y tengo un hijo.

Mi primera experiencia expositiva la hice en Verin, en La casa de la cultura, a los 32 años y en el pueblo de Laza, en Pontevedra en La Estrada y en Ourense. Combinaba la creación de mis obras, con mi trabajo de hostelería, así logré mantenerme. A los 50 años me dediqué a mi pasión, hacia combinaciones de telas y colores. 

Necesito la soledad para crear. Soy incapaz de trabajar delante de la gente, la soledad me llena totalmente.

Me considero una creativa, autodidacta y multidisciplinaria. Mis pinceles son los ganchillos y las agujas, convertir una bola de hilo en algo, deshacer un jersey viejo y hacer una prenda nueva, darle esa nueva vida, me llena.

Mi casa de la infancia era una gran casa, una casa potente. La creatividad era un antídoto a mi soledad de la infancia, creo que era bastante fantástica. Ahora, en esta época, el arte digital tiene más valor que el arte real, pero yo necesito verlo, tocarlo, sentirlo. Yo he ido creciendo con el poder de mi imaginación. Hoy considero que puedo hacer casi cualquier cosa. Se trata de hacer que las manos puedan desarrollar el pensamiento, la imaginación. Ha sido mi descubrimiento, unir el pensamiento a mis manos, coordinar ambos procesos lleva arduas horas de trabajo y de querer, como decía Picasso “cuando te llegue la inspiración, ojalá te pille trabajando”. Tiene que ir coordinado el poder, la fuerza y la creatividad.

Goretti 2 Marruecos 2022
Goretti 2 Marruecos 2022

Estuve muchos años trabajando para ganarme la vida y no tenía que ver nada con esto. Hay temporadas que no puedes hacer nada, tienes que hacerlo cuando ya lo has visto en tu imaginación y luego simplemente lo ejecutas.

Me influye mucho el color para crear, el tiempo y las relaciones con los demás. Hay personas que me dan fuerza, les he dado las gracias a gente que no conozco porque puede pasar que una simple palabra me fortalezca también puede influirme negativamente.

A veces le enseñas a la gente la luna con el dedo y solo ven el dedo. Yo veo las filigranas en los árboles.

Como te dije, he vivido en muchos sitios, en Barcelona, Huelva, Galicia, Portugal, Londres, en Niza, Tanger, Marrakech, Casablanca. En Satta y en España, en muchos lugares. Nunca me han gustado las exposiciones, aunque he hecho hasta exposiciones virtuales.

El enamoramiento generalmente frena mi creatividad y luego tengo la sensación de haber perdido el tiempo. En el mundo, el arte textil es impresionante por ej. el realizado por la japonesa Yayoi Kusama, tiene noventa y dos años y sigue creando, tiene un museo propio y sus obras están por todo el mundo. El área textil está más en manos de las mujeres. La mayoría son hembras, algunas hacían calcetines.

La creación, repito, es una búsqueda constante. No sé qué es lo que busco. Todos queremos saber algo más de lo que hay. Me faltan horas y minutos para seguir descubriendo. Me encanta seguir aprendiendo cosas, pero nunca llegas al final”.

Recuerda su infancia como una experiencia con un dejo de tristeza y de incomprensión, el sufrimiento por su dislexia, en la escuela le daban bofetones, regaños, maltratos y le llamaban tonta. Recibió reprimendas por sus dificultades de aprendizaje. Creían que maltratándola iba a cambiar, no entendían que no era algo voluntario. Recuerda a una profesora, nos confiesa que quisiera ir a buscarla y decirle lo que sintió. Quizás es manera distinta de ver la y percibir la realidad de las formas, la ha hecho reconocer y pensar otras formas distintas, se ha convertido en una artista textil que fabrica obras de arte con los restos de telas fabricadas para las colecciones  de grandes diseñadores que luego están en las pasarelas del mundo, tal vez ellos se enterarán próximamente de esta historia.

Mi creatividad comenzó como un juego para distraer la mala sensación que tenía.

Siempre quiero darles una nueva vida a las cosas, no quiero que las echen a la basura. Reciclar me apasiona, tomar un objeto deteriorado o antiguo y darle otra oportunidad, una nueva vida.

Quiero y descubro mis propias técnicas. Yo soy feliz cuando me siento sola en mi taller con un saco de hilos, a ver cómo termino de desarrollar lo que esté haciendo en ese momento.

El artista es obsesivo con su trabajo. Les encanta hacer el trabajo solos y cualquier cosa les desconcierta. Estoy concentrada en mi trabajo, la música me ayuda mucho”

Dice que su vida la puede contar por décadas y que una de las experiencias más importantes que ha tenido es haber vivido con los Bere Bere, descubrir las técnicas del tejido, de los colores. Una vida sencilla, sin acumulación de objetos, una vida con muchos valores.

“Allí no hay muebles, ni cacharros. No me imaginé que se podría vivir así. Para comer hay mantequilla, pan, aceitunas, cus cus y zumo de naranja. Me sentía muy bien, muy feliz. Era el sitio donde yo quería estar. Había momentos en los cuales decía: mañana me marcho, pero llegaba el nuevo día y me seguía quedando. Todos los amaneceres eran esperados con ansia y traían en su transcurrir de las horas diarias nuevas experiencias, los colores, los tejidos. Las mujeres haciendo las alfombras en cuatro cañas (…)”

Goretti 2 Pintando el tiempo
Goretti 2 Pintando el tiempo

Mientras habla vamos imaginando esos trajes de seda elaborados para la venta en países lejanos. No podemos dejar de ver el hilo de esta historia multicolor como una muestra de la estructura del tejido social,  el destino habla por la boca de una artista y también por nuestra propia boca, no para acusar, sino para desentramar el relato y saber que las arañas hacen sus telas milenarias y resistentes al agua, al frio, a la nieve y colocan sus huevos para continuar tejiendo…Andar de asombro en asombro, sorbiendo la enseñanza de los pueblos originarios del planeta tal vez para Goretti, era tan maravilloso como hacerse una muñeca para seguir creciendo, asimilando y descubriendo el arte milenario de tejer.

Muchos de estos pueblos entregan sus secretos esperando que la historia oral se mantenga, haciendo un diccionario de experiencias que se unen a la carne y al alma de quien los recibe y los practica para luego dar continuidad a las enseñanzas. En Goretti constatamos está unidad cósmica que permite alcanzar la breve y eterna sombra de la trascendencia, con unos pocos elementos en sus tejidos es capaz de mostrar la alegría, la tristeza, los actos solemnes, y el movimiento símbolo esencial de todo lo que está con vida; porque todo lo vivo, hasta las piedras, se está continuamente moviendo y respirando. Nos hizo recordar a las tejedoras wayuu y a los indígenas del Amazonas con su cestería y sus magnos pensadores de madera. Todos somos una unidad y de ella sale la continuidad eterna de las formas que bailan y vuelan de manera específica en múltiples hilos de luz que que se separan y se unen produciendo el color.

“(…) Me sentía querida, cuidada, mimada. Era una vida llena de riqueza, de alegría en la cara de la gente, de los niños, una amabilidad. Siempre hay gente, no estás sola nunca.

Aprendí diversas técnicas y el tejido en seda.

Los defino como el pueblo de los mil colores y el hotel de las mil estrellas, en ciertas épocas dormíamos al aire libre. Se respeta mucho a los ancianos en consejos y el cuidado del resto de la familia.

Vivì una historia de las mil y una noches en Marruecos. Esa historia naciò en Assi lah y fue desarrollándose por todo Marruecos (…)”

No nos describe la historia y tampoco se la preguntamos. Nos parece que en este relato importa más la emoción poética del entramado, el sentimiento y el descubrimiento que la descripción de los fenómenos que acompañan cada experiencia, aunque sin duda nos queda la curiosidad por seguir adentrándonos en los sucesos de su interioridad. Como en el proceso creativo, entendemos que el secreto se fundamenta en la preservación de las memorias del amor y el nacimiento como fruto. No es necesario dar cuenta de todos los hilos que hacen una obra vital artística, como parte de la propia vida; ella en si misma habla como los ojos de la gente de un pueblo muestran ese otro mundo, que está detrás, detrás del resquicio de los espejos. Esto que hemos podido hilar con las palabras, es un fragmento de series creativas de una vida desesperada por encontrar la trascendencia y la unión de las manos con el pensamiento y con las palabras, dentro de los silencios que las habitan y misteriosamente les dan vida o las condenan al escondrijo.

Goretti ha regresado de tantos caminos, quizás para volver a irse o para reencontrarse entre las piedras y el musgo de las aldeas gallegas. Estará con nosotros en algunas de sus obras de décadas de trabajo y de distintas etapas de su vida en AGORA. Sonia Trigo en su afán de libertad y en su deseo por volver a dibujar y a pintar, nos ha traído a Goretti en lo que ella ha denominado “Retazos de series”, sin duda, Xinzo de Limia tiene una oportunidad de conocerla en la apertura de la muestra el día 3 de enero del próximo año 2023 y en los días que siguen a esta propuesta, en su continuidad del viaje por el mundo en su incesante búsqueda del número mágico de este año. Todos podrán ir a verla y darse a la tarea de descubrir el reto de las firmas en sus trabajos fabricados con estos textiles. Yo seguramente iré a verla y al salir de la casa número 7 en la praza San Roque veré los restos de hojas en forma de estrellas cayendo como restos del otoño y la cercanía del invierno largo y tenaz para continuar de asombro en asombro, tejiendo, siempre tejiendo.

R.M.T.B.