miércoles 20/10/21

Unha historia con patacas

Os voy a contar una breve historia con patacas. Pero primero, permitirme que os explique que la ciudad en la que vivo desde hace 55 años, tiene unos 64.000 habitantes y, entre otras importantes infraestructuras, alberga el aeropuerto de Barcelona-El Prat, un lugar que durante 33 años fue una de mis principales fuentes informativas. Hacia la mitad de la década de los años 70 del siglo pasado, contabilizaba 6 millones de pasajeros/año y actualmente va camino de los 40 millones. Pues bien, sucedió que hace unos años recibía a media noche una llamada de la central madrileña de la Agencia Efe para alertarme de que el avión en el que viajaba el entonces ministro, creo que de Gobernación, Manuel Fraga, estaba a punto de aterrizar en el aeropuerto barcelonés.
El redactor de guardia me insistió que tratara de averiguar el motivo de su sorpresiva visita a Cataluña, ya que en el ministerio no quisieron soltar prenda. Total que, en pocos minutos, me plantaba delante de la Terminal-B, y justo, en aquel momento, salía la comitiva oficial de la sala de autoridades. Allá me encontré con un equipo de TVE, medio al que también le habían filtrado la llegada de don Manuel. “Ministro, ministro, por favor, para la Agencia Efe, ¿nos podía explicar el motivo de su viaje relámpago a Cataluña?”. “¡No hay declaraciones, tenemos mucha prisa, nos están esperando!”, fue su cortante respuesta.
Lejos de amilanarme, no se me ocurrió otra cosa que colocarme detrás de la comitiva y soltar algo así como, “¡qué lle vamos a facer, oxe don Manuel non quera falar, outro día será”. A aquellas horas, la terminal estaba casi vacía de público y mi comentario resonó lo suficiente como para que me oyera mi casquivano interlocutor. Fue entonces cuando don Manuel se giró y me preguntó: “¡Hombre, paisano!, ¿de dónde eres?”.” De Xinzo de Limia, ministro”, le contesté. “¡Boas patacas, boas patacas!”, fue su inmediata respuesta. A partir de ahí, aunque un tanto atropelladamente, contestó a todas mis preguntas. O sea, que, grazas as patacas de Xinzo conseguín o meu propósito. (frangmento del parlamento que pronuncié el 16 de enero de 2015 en el auditorio 'Ángel Cocho" da Casa da Cultura, con motivo de la presentación de mi libro "K11: Estación clandestina"). 
 

Manuel Dobaño

Comentarios