domingo 22/5/22

Hace unos días leí un artículo que me dejó con la boca abierta. La Dirección General de la Salud (DGS) de nuestro país vecino, ha hecho recientemente una serie de recomendaciones para que los portugueses puedan enfrentar el nuevo año con salud. Nos han dejado una serie de pistas a seguir para una alimentación económica y simple.

Cualquier DGS en cualquier país, aconseja el consumo de alimentos saludables y todos estamos de acuerdo. Pero entre los recortes que parecen nunca terminar, el índice de pobreza cada vez más alto y agentes políticos al servicio del gobierno dando consejos alimenticios, la polémica está servida.

Los alimentos "esenciales para este año" según ellos, serán: leche, hortalizas, agua, pan y legumbres (alubias, garbanzos y guisantes). De la  carne y el pescado ni hacen mención.  Todo ello combinado con media hora de una buena caminata. Que digo yo que lo de la caminata, será por la media hora mínima que gran parte del pueblo realiza diariamente en busca de trabajo.

La opiniones de espanto y crítica hacia estas saludables recomendaciones, son muchas y todas parecidas. Sobre todo porque si comparamos el menú que nos sugieren a los ciudadanos con el que se degusta en la Asamblea de la República, las críticas empiezan a subir de tono.

Perdiz, cerdo ibérico alimentado con bellota y liebre, son los alimentos exigidos a todos los restaurantes que quieran concurrir al concurso público para ocuparse de la cantina del Parlamento. La confección del menú de los diputados, constará también de bacalao del Atlántico, paloma torcaz y  tórtola. El café cómo no, deberá ser de primera calidad. Los candidatos además,  deberán ofrecer cuatro tipos de whisky siempre que sean de 20 años y ocho de licores. Por si ésto fuera poco, en los caldos una "mínima exigencia"  y es que deberá haber doce variedades de vino Verde y quince tintos de la región del Alentejo y del Duero. Y por supuesto, no se deberá repetir el mismo plato en un plazo de dos semanas. Tiene su lógica claro ésta, contando que son alimentos altamente saludables. No se menciona para nada el agua, ni mucho menos la buena caminata que sería a mi parecer, altamente recomendable.

Para mí que se han olvidado de algo muy importante y son los "Schnaps" y las cervezas para la Merkel.

Aunque limiana de corazón, llevo años viviendo en este maravilloso Portugal y de un tiempo a esta parte veo cada vez mas pobreza en mi pueblo. Mi pequeño negocio está al lado de "La Santa Casa de la Misericordia". Desde 1498 que esta Institución da tratamiento y soporte a enfermos y discapacitados de todo el país. En estos tiempos que corren, la labor que hace esta Institución es admirable.  Mientras estoy escribiendo estas líneas, no dejo de ver gente desfilando con grandes bolsas que llenan de comida cada tarde en esta Santa Casa.  Cada vez son más los que acuden a ellas para poder alimentarse.

Porque mientras el político se llena la barriga con cerdo ibérico y buen tintorro, el pueblo come sopa de legumbres, condimentada con la humillación y la impotencia con las que son obligados a vivir.

Comentarios